INTRODUCCIÓN AL FUTBOL DE MESA

INTRODUCCIÓN AL FUTBOL DE MESA
Libre Traducción del libro:
“FLICK TO KICK”
Daniel Tatarsky

Cuando era niño, no me importaba tener el trasero sucio y las rodillas peladas…

Aunque el juego se llame oficialmente Futbol de Mesa (Subbuteo Table Soccer), he visto pocos niños jugar sobre una mesa, y he conocido muchos que han jugado…en el suelo y con chapas.
Hubo un tiempo después del triunfo de Inglaterra en la Copa del Mundo de Futbol de 1966 que los juegos de simulación del futbol, antepasados de los actuales videojuegos, iban por la mayor.
El Subbuteo era el rey de estos juegos, y de eso se había dado cuenta  la Waddington Table Soccer, que decidió comprar las fabricas de Subbuteo ya en 1960.
El campo de Subbuteo se extendía en el suelo, en cima de un tablero, una alfombra o lo que fuera. Se sujetaba como se podía, porterías incluidas y a jugar.
Se hacían a menudo partidos, ligas y copas entre amigos, entre estudios y futbol real.
En los 60’ y los 70’ el futbol era la pasión de la mayoría de los niños, y niñas, de Italia y non solo. Yo era uno de ellos.
En unos años antes de la TV 24 horas, y cuando los videojuegos no eran que un sueño en la cabeza de Clive Sinclair, el juguete más útil de un niño era su imaginación.
Esa imaginación la inspiraba en su buena parte el futbol.
Desde los humildes comienzos en el año 1947 en un trastero de la casa de su madre, Peter Adolph, el “padre del Subbuteo”, gestionó su marca tanto que, en su cumbre, el Subbuteo se jugaba en más de 50 Países y 10 millones de entusiastas.
Todo logrado con una mínima publicidad, con el respaldo de algún famoso (por ejemplo Bobby Charlton jugando en los campeonatos nacionales de Subbuteo) y mucho “boca a boca”.
El sorprendente éxito del juego empujó la creación de asociaciones nacionales e internacionales dedicadas al Subbuteo.
Con ellas las inevitables competiciones que culminaron con la Subbuteo World Cup de 1970, a la cual participaron jugadores de muchas partes del mundo.
A diferencia de la Copa del Mundo de futbol, la versión Subbuteo no espera 4 años, y se disputa cada año y… sobre mesas.
A comienzos del siglo XXI el Subbuteo sigue aún popular. Existen cientos de páginas webs dedicadas a la exaltación de Mr. Adolph y sus pequeños hombres de plástico, y, por todo el planeta siguen disputándose torneos 50 años después de que Mr. Adolph creó este juego con su nombre tan peculiar.
Quizás no sorprenda que estos torneos los disputen sobretodo hombres en edad, pero hay signos de que otra generación de niños está mostrando interés en el juego.

Este libro cuenta la historia de cómo el Subbuteo se convirtió en uno de los juegos de futbol más populares y como los juegos de futbol han evolucionado desde que, al final de la 2º guerra mundial, un devoto ornitólogo, Peter Adolph, empleó el nombre de un halcón (Falco Subbuteo L.) para registrarlo.

Paolo Gerosa